Ministerio de Alabanza y Adoración

   ¿Qué es la adoración? La adoración es todo nuestro ser respondiendo con alabanzas por todo lo que Dios es, glorificándolo a través de nuestras actitudes, acciones, pensamientos y palabras, basados ​​en la verdad de Dios tal como se ha revelado a sí mismo. Por lo tanto, la adoración no es una observancia o ritual externo, ni requiere un lugar determinado; Es un estilo de vida constante, deliberado y activo dedicado únicamente a darle gloria a Dios en cada elección y área de la vida (1 Cor. 10:31).

 

   Con esto en mente; el objetivo del Ministerio de Alabanza y adoración es liderar a la congregación en adoración corporativa estructurada durante los servicios. Alentarlos y modelar para ellos un estilo de vida de adoración sincera que sea consistente todos los días de la semana.

   La adoración corporativa no es una entidad separada, ni la música es «adoración» en sí misma. Los creyentes tienen el privilegio y el deber de adorar al Señor juntos como el cuerpo de Cristo, expresando externamente su adoración y gratitud a Él a través de actividades colectivas como la oración, la lectura de las Escrituras, el testimonio o canciones de alabanza y adoración.


   La adoración corporativa requiere que el creyente individual ya esté viviendo en un estado continuo de adoración; no puede ser algo que se «enciende» cada domingo y se «apaga» después de la conclusión del servicio, sino que debe ser una salida visible del estado constante del corazón del creyente, ya que él / ella ofrece continuamente su vida al Señor como un «sacrificio vivo» (Ro. 12: 1). La marca de un verdadero creyente es la adoración como un estilo de vida, visiblemente manifestado en actitudes y acciones diarias.